Dr. Carlos A. Acuña Priano Odontólogo. Rehabilitación Oral Málaga

El bruxismo es una entidad patológica en la que concurren diferentes factores. Entre ellos el estrés que conlleva consigo la vida moderna, constituye el pactor predisponente sobre el que se ha abundado en innumerables tratamientos de tipo general, actuando sobre la psiquis y el comportamiento del individuo, ya sea con fármacos o bien mediante medios psicológicos. Sin embargo, y como tantos desequilibrios provocados por el estrés, confluyen siempre con un factor desencadenante, que en el caso del bruxismo se encuentra en las desarmonías entre los componentes varios del sistema estomatognático.

Desarrollo
Paciente varón, de 43 años, constitución atlética. Asiste a la consulta preocupado por sensibilidad dentaria ante el frío y el calor y por decoloraciones blanquecinas en sus dientes anteriores.

Con síntomas dolorosos y dinámicos en la ATM, con un estado periodontal sano y marcadas hipertrofias maseterinas.

A la anamnesis relata utilizar tranquilizantes para dormir.

A la inspección se observan desgastes oclusales que alcanzan la calidad de facetas parafuncionales, con dentina expuesta y empastes totalmente gastados, y evidentes signos de falta de disclusión canina de ambos lados.

Su condición de “borde a borde” también impide la disclusión en propulsiva, compartiendo en todas las excursiones las fuerzas con las piezas posteriores.

Figuras 1 a 5
Se nos hace evidente la necesidad de proceder a rehabilitar todo el sistema, y se programa el correspondiente estudio oclusal, mediante un montaje en articulador semiajustable, el que se realiza luego de dos semanas de uso de una férula de desprogramación.

Sobre dicho montaje se realiza un encerado progresivo de diagnóstico, aportando en el mismo los elementos necesarios para obtener todos los principios básicos de una oclusión orgánica.

Figuras 6 a 24
Una vez aprobado el fisiologismo de la oclusión en el articulador, se reproducen modelos de yeso con la nueva situación, y se estampa un SET UP en cada maxilar.

 

Figuras 25 y 26
Procedemos entonces al tallado de las piezas correspondientes a la guía anterior, y rebasamos los estampados, creando en boca una nueva situación desoclusiva, que permanece en boca durante los pocos días que transcurren entre la primera y segunda visita de trabajo.

Figuras 27 a 33
Ya abordando en esta segunda visita los sectores posteriores, tanto superiores como inferiores, tallamos siempre de manera supragingival, destacando la importancia vital de la forma obtenida en las provisionales, a las que abrimos plenamente las troneras para lograr una correcta higiene.

Figura 34 a 43
Transcurridos los meses necesarios de comprobación del buen funcionamiento del sistema ante la nueva situación desoclusiva, procedemos a bajar los provisionales, comprobar el estado de las encías y muñones, y realizamos un nuevo montaje, aprovechando la guía anterior provisional, cuyo uso nos ha demostrado una ausencia total de síntomas como así una dinámica mandibular adecuada.

Figuras 44 a 52
Efectuados los colados en oro y probados en boca, en el laboratorio se confecciona el bizcochado de la nueva guía anterior, la que puede o no copiarse de la guía anterior provisional, mediante la técnica denominada Trayectoria Funcionalmente Generada, que consiste en realizar en la platina del articulador un registro estereográfico sobre acrílico Duralay en polimerización.

Figuras 53 y 54

La que se lleva a boca a verificar su función.

Figuras 55 y 56
Se terminan los sectores posteriores, se instalan, se verifican y se someten todas las piezas a un arrastre de precisión, para un nuevo y tercer montaje de chequeo en articulador, denominado REMONTA.

Figuras 57 y 58
Ajustados todos los detalles mediante esta técnica, se instala en boca en forma provisional y se deja funcionando una semana o dos, al cabo de las cuales se chequean las disclusiones , los ajustes, la eficacia masticatoria, la carencia de sintomatología articular y muscular.

Figuras 59 a 63
Los controles realizados son los de rutina: a la semana, al mes, a los seis meses y al año.

Durante el primer año fue necesario realizar pequeños ajustes oclusales por sustracción, no habiendo remitido ninguno de los síntomas
originales.

Correspondencia
Dr. Carlos A. Acuña Priano
C/ Hilera n.º 10, 2.º D
29007 Málaga-España
cartito48@hotmail.com