Jiménez Serrano, Pedro Julio. Técnico especialista en prótesis dental. Miembro comité científico Gaceta Dental Director revista SOPRODEN 1993-1998. Madrid.
Recapitulación sencilla, práctica y comentada de las Normas de Vancouver, UNE e ISO para publicaciones biomédicas.

Resumen
Recapitulación sencilla, práctica y comentada de las Normas de Vancouver, UNE e ISO para publicaciones biomédicas.

Palabras clave
Normas de Vancouver; normas de publicación; publicar fácilmente.

Abstrad
Simple, practice and commented recapitulation of the Vancouver, UNE and ISO rules for biomedical publications.

Key words
Vancouver rules. Publication rules. To publish easily.

Introducción
Los cuchillos a la derecha con la parte cortante hacia el plato, y ordenados de fuera a dentro según el orden de los platos previstos en el menú, la cuchara también a la derecha y con la parte cóncava vuelta hacia arriba. Los tenedores a la izquierda con el repujado y las púas hacia arriba, y al igual que los cuchillos de fuera adentro según el orden en que han de ser utilizados. Delante del plato los cubiertos para el postre, el tenedor con el mango a la izquierda y el cuchillo y la cuchara con el mango a la derecha. El pan a la izquierda y la servilleta sobre el plato o bien a la derecha 1.

Esta serie de normas, que a todos nos resultan rutinarias y que para quien no las conozca pueden parecer que lían y enredan las cosas, lo que hacen es poner orden (normalizar) y que al comer 8 o 10 personas en una mesa redonda todos tengan claro algo tan simple y a la vez necesario como cuál es su pan, su servilleta o los cubiertos que han de utilizar y en qué orden.

Exactamente igual nos ocurre con los artículos técnico-científicos que presentamos a las revistas biomédicas. Han de seguir unas normas que aunque no afecten a la calidad del contenido, como no afectarían a la calidad de los alimentos la mala colocación de los cubiertos, normalizan su forma de presentación para ser publicados e indizados en los servicios de documentación nacionales y en los index internacionales.

En 1978 un pequeño grupo de editores de revistas médicas se reunieron en Vancouver, British Columbia para establecer las pautas que deberían cumplir los manuscritos presentados a las revistas biomédicas, incluyendo desde los formatos de referencia a las citas bibliográficas, este trabajo fue desarrollado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Estas normas fueron publicadas por primera vez en 1979 y fueron conocidas internacionalmente por Normas de Vancouver 2.

El grupo de Vancouver creció hasta llegar a ser el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE) que se reúne, desde entonces, anualmente, publicando los “requisitos de uniformidad para los manuscritos presentados a las revistas biomédicas”. Estos requisitos de uniformidad son instrucciones para los autores sobre la preparación de los manuscritos, no para los editores sobre el estilo de publicación. Sin embargo, muchas revistas exigen estos requisitos a sus autores para poder publicar o bien invitan a efectuar los cambios de estilo necesarios antes de considerarlo para la publicación.

Además de estas normas, durante el proceso de publicación, las revistas pueden modificar los manuscritos aceptados para que se adapten, no sólo a las Normas de Vancouver, sino también a las de la propia publicación en cuestión 3, publicando la fecha de entrada y la de aceptación para ser publicado.

El cumplimiento de estas normas de publicación por parte de los autores y las revistas, permitirá la clasificación e indización de sus artículos como documentos científicos en los diferentes índices (Index) nacionales e internacionales, lo que multiplicará significativamente su difusión y consulta.

Personalmente, pienso que además de seguir las normas de publicación debemos evitar algo que está en los últimos años muy extendido y que negarlo sería negar la realidad de las revistas dentales que se editan en cualquier idioma, la mayoría de los trabajos de investigación están dirigidos a probar que un material, instrumento, técnica o medicamento es el mejor, comparándolo con otros ya existentes en el mercado, siendo curioso observar que muchos de estos trabajos están apoyados financieramente por el fabricante o cuando menos publicitándose en el artículo de forma muy evidente 4. Considero que un artículo técnico científico, debe aportar novedades en la praxis de nuestra profesión o bien ser didáctico en algún tema poco conocido, pero nunca la reproducción, paso a paso, de un producto, máquina o sistema comercial, como últimamente estamos acostumbrados a ver en algunas publicaciones.

Preparación del manuscrito
Hoy en día lo más extendido y práctico es presentar el texto y las imágenes en un CD-ROM, en formato Word o por correo electrónico y acompañarlo por una copia impresa y en caracteres neutros tipo Arial o Times New Roman.

Las imágenes merecen mención aparte, deben ir numeradas y pueden llevar un pequeño texto como pie de foto, cuando nos refiramos a ellas en el texto pondremos su número entre paréntesis a modo de llamada.

Si realmente quieres una buena calidad de impresión, lo más práctico es la fotografía tradicional de alta calidad en papel o diapositiva. Si te inclinas por la fotografía digital puedes encontrarte con problemas en el formato (TIFF, EPS, JPEG, RAW) o con la compresión, piensa que se necesita una cámara digital capaz de capturar 6 mega píxeles para poder igualar la resolución de una película de 35 mm de grano medio, además en las cámaras digitales las características del sensor y las capacidades de procesamiento de imagen y color también generan diferencias 5.

El título
El título del artículo ha de ser conciso pero informar del contenido del mismo piensa que es una clara invitación al lector a leerlo y no pasar de página.

El autor o autores
Son los que realmente han contribuido de forma esencial y determinante en la concepción, diseño, análisis de los datos y redacción del artículo, cada autor debe haber participado en el trabajo en el grado suficiente para asumir responsabilidad pública de su contenido. Es importante no incluir en esta sección a personas que no son realmente autores y que deberían incluirse en el apartado de agradecimientos 2.

Definidos los autores hay que enviar nombre, apellidos y grado académico e institucional de cada autor, ciudad, país si es otro, dirección de correo a publicar en correspondencia con el autor (recomiendo e-mail), fotografía y teléfono de contacto real para la editorial.

Resumen y palabras clave
Han de publicarse en inglés y español bajo los epígrafes de ABSTACT y KEY WORDS, en algunas publicaciones puede aparecer el resumen como SUMMARY, término ya en desuso.

Hay pequeñas diferencias en cuanto a las normas a seguir para la realización del resumen científico, las más extendidas son la internacional ISO 214-1976 y la española UNE 50-103-90. De modo esquemático diremos que el resumen no debe pasar de 150 palabras aunque algunas publicaciones permiten hasta 250; en él se indicarán los propósitos del estudio o investigación, los procedimientos básicos que se han seguido, y las conclusiones principales. Hay que hacer hincapié en los aspectos novedosos o relevantes que inviten a su lectura 3.

Las palabras clave, mas de 3 y menos de 10, deben ser términos o frases cortas que identifiquen el artículo y su contenido para poder ser fácilmente identificado el artículo por los servicios de documentación que dispongan de índices cruzados normalizados 2,3,6.

Introducción
En la introducción se describen las razones que han originado el artículo, el estudio o la observación pero no han de incluirse conclusiones que predispongan antes de leer el resto del artículo.

Método
Hay que describir el método con la claridad suficiente para que otros investigadores puedan reproducir los resultados. Sujetos, aparatos, productos y procedimientos, deben ser explicados y expuestos con todo tipo de detalles tantos como el lector pudiera necesitar para su realización, sin secretos ni estudiadas lagunas que dificultaran su comprobación, pero sin caer en una farragosa e interminable pormenorización de lo que un profesional debe ya dominar.

La estadística como parte del método debe ser lo suficientemente explícita en los métodos utilizados para permitir que el lector pueda verificar los resultados comunicados.

Hay que indicar el número de pacientes o elementos empleados sin olvidar indicar el número de los que por diversos motivos se les haya perdido el seguimiento del estudio, los valores que hayan podido inducir a error (miedo o confianza previa) o los que se hayan utilizado para enmascararlos, como placebos o método doble ciego2, 3, 6.

La ética como parte del método ha de tener en cuenta si trabajamos con experimentación humana (y esto incluye cadáveres), ha de seguir las normas de la declaración de Helsinki de 1975, revisada en 1983.

Si utilizamos animales para la experimentación hay que indicar si se han seguido las pautas de una institución o consejo de investigación internacional o si ha sido transferida la competencia a la correspondiente autonomía la ley reguladora del cuidado y utilización de animales de laboratorio.

No es necesario decir que no pueden ser reconocidos pacientes por fotografías, números de historias clínicas o iniciales sin su consentimiento escrito.

Resultados
En los resultados debe seguirse una secuencia lógica, pueden incluir tablas y figuras pero no debe repetirse lo ya expuesto en el texto, sólo las conclusiones significativas 3,6.

Discusión
Se destacarán los aspectos nuevos o novedosos sin caer en la repetición, debemos comunicar las implicaciones o limitaciones de lo hallado, se deben hacer observaciones con otros estudios relevantes, hay que evitar hablar de trabajos no completados y tener claro lo que es una hipótesis.

Agradecimientos
Es el lugar adecuado para las colaboraciones que deben ser reconocidas pero que no justifican la autoría, como el apoyo del jefe de departamento y ayuda técnica o financiera recibida, aunque esta última salvo que sea de una institución o fundación puede quitarle credibilidad a las conclusiones si éstas benefician de alguna forma al patrocinador.

Bibliografía
Está muy extendido confundir por algunos autores la sección bibliografía con un basto listado de libros referentes directa o indirectamente al tema de su artículo y que sólo cabrían si la sección fuera Para saber más y aun siendo así sólo pondría los 3 o 4 más interesantes para guiar al lector que desea más información.

La bibliografía citará exclusivamente los textos referenciados en el artículo por orden de utilización en éste y mediante números arábigos o superíndices.

En cuanto a la norma para la presentación de referencias bibliográficas la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos usa el INDEX MEDICUS confeccionando la LIST OF JOURNAL INDEXED IN INDEX MEDICUS que puedes encontrar en www.icmje.org International Committee of Medical Journal Editors. Personalmente, considero más adecuado utilizar las referencias bibliográficas basadas en la norma española UNE 50-104-94, Asociación Española de Normalización y Certificación, que aunque hace referencia a más tipos de documentos nos centraremos en monografías y artículos de revistas científicas que sin duda son los documentos utilizados con más frecuencia 6.

Monografías
Autor (APELLIDOS nombre), título, traductor, número de edición, lugar de edición, editorial, año, número de páginas, serie o colección, título original, si es una traducción, ISBN (Internacional Standard Book Number).

Artículos de revistas
Autor (APELLIDOS nombre), título del artículo, nombre de la revista, volumen o año, número del ejemplar, mes y año de edición, página inicial y final con la abreviatura pp.

Es opcional, si se trata de un artículo suelto, y necesario, si nos referimos a la revista completa (por ejemplo un monográfico), citar también el ISSN (Internacional Standard Serial Number)
No he querido, salvo el resumen, palabras clave y bibliografía, utilizar los parámetros que comento en el artículo, pues podría confundirse el continente con el contenido.

Escribir es sencillo, lo puedes hacer de un tirón y en pocas horas. Sin embargo, te llevará quizás años recopilar e identificar la información 7. Proponértelo es el primer paso hacia la buena suerte.

Correspondencia
pedrojulio@tecnodental.com.