El Tribunal Vasco de Defensa de la Competencia ha impuesto una sanción de 300.000 euros al Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ) por obligar a los dentistas integrados en su seguro a cobrar unos precios mínimos a los pacientes privados no asegurados.

El expediente tiene su origen en una denuncia contra IMQ interpuesta por el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Bizkaia (COEV) y la Asociación Dental de Bizkaia (ADEBI).

El Tribunal ha estimado que el comportamiento del Igualatorio restringe la competencia y que “perjudica a los consumidores vizcaínos de servicios dentales”.

Según ha concluido el Tribunal Vasco de Defensa de la Competencia, los estomatólogos del cuadro de la Póliza Dental de IMQ están obligados a cobrar unos precios mínimos a sus pacientes privados, sin tener posibilidad de ofrecerles descuentos, que podrían ser extendidos a los clientes englobados en el IMQ.

Tras analizar, durante el proceso, el mercado de los servicios dentales, el Tribunal ha podido constatar la existencia de "notables disfunciones y obstáculos para la competencia". En su opinión, las franquicias de precios de los seguros dentales parecen "eliminar la competencia de precios dentro de cada cuadro médico y reducir asimismo la competencia entre diferentes cuadros médicos", mientra que una franquicia de precios máximos que permitiese a cada dentista ofrecer precios más bajos a todos los clientes o selectivamente, podría producir resultados más competitivos.

También estima el Tribunal que los consumidores de servicios dentales se enfrentan a una "falta de transparencia" en la búsqueda y selección de dentistas. Por ese motivo, solicita a las administraciones y asociaciones de consumidores que traten de fomentar la transparencia en este campo haciendo uso, por ejemplo, de aquellas herramientas de internet que permitan ofrecer información acerca tanto de los profesionales como de los precios.