El Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España convocó, el pasado 15 de febrero en Madrid, una rueda de prensa para desmentir las denuncias que en las últimas semanas vienen realizando diversas asociaciones de pacientes relativas a la toxicidad del mercurio presente en la mayor parte de los empastes dentales.

El presidente de los odontólogos y estomatólogos españoles, doctor M. Alfonso Villa Vigil, negó que las amalgamas dentales resulten perjudiciales para la salud y atribuyó a “intereses comerciales” las noticias que, a este respecto, han saltado recientemente a los medios de comunicación.

En el transcurso de la rueda de prensa, el presidente del Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, doctor M. Alfonso Villa Vigil, declaró rotundamente que: “en más de 160 años de uso de amalgamas, que han evolucionado muchísimo y ya no liberan mercurio, no está referido ni un solo caso de patología documentada». O, lo que es lo mismo, «no está probado que por las amalgamas existan problemas psicológicos o psiquiátricos, como se está diciendo».

Sin embargo, son varias las asociaciones de consumidores que han anunciado que denunciarán al Ministerio de Sanidad y Consumo por permitir su uso, como la Asociación Española de Afectados por Mercurio de Amalgamas Dentales y Otras Situaciones (Mercuriados), la Asociación para Prevenir y Sanar Enfermedades Infantiles (ALDIS) y ANDECO.

Según Villa Vigil, el mercurio que hay en las amalgamas utilizadas en la mayoría de los empastes que se realizan en la actualidad supone, más o menos, la mitad de su peso, es decir, entre 250 y 350 miligramos por pieza de entre 500 y 700 miligramos. De esta cantidad, a lo largo de la vida del empaste se libera sólo una mínima cantidad.

Añadió que es falsa la creencia de que se libere mercurio durante el cepillado de los dientes. en todo caso, cuando más mercurio se desprende es cuando se realiza el empaste o al retirarlo, por lo que recomendó no retirarlo si no es necesario.

El Parlamento Europeo dispone ya de dos informes realizados por entidades imparciales y en ambos se menciona que el uso del mercurio en las amalgamas dentales no resulta perjudicial para la salud.

El presidente de los dentistas españoles sí reconoció la posible contaminación del medio ambiente que puede ocasionar el mercurio de las amalgamas dentales, si bien se trataría de una contaminación “muy discreta”, advirtiendo que existen materiales de uso frecuente por otras profesiones que resultan tanto o más contaminantes. Mencionó, como ejemplo, los productos usados en fotografía convencional.