La cifra de exportación de las empresas de tecnología sanitaria en los mercados internacionales alcanzó los 1.416,42 millones de euros en 2007, un 6,3% más que al cierre del ejercicio anterior, según se pone de manifiesto en la memoria anual de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

La presencia de la tecnología sanitaria española en el exterior continua su proceso expansivo, duplicando a 31 de diciembre de 2007 la tasa de crecimiento situada en el 3% respecto al ejercicio 2005-2006.

“Estos datos son indicativos de una actividad en los mercados exteriores en alza, que afecta tanto a las exportaciones como a las importaciones y da como resultado una balanza comercial “tecnológico-sanitaria” con valores negativos” destaca Alfonsel. La tasa de cobertura del sector, por otra parte, se mantiene en torno al 40-43%, mostrando la evolución a la par de exportaciones e importaciones.

Al igual que en ejercicios anteriores, el mercado exterior de las empresas de tecnología sanitaria se dirige hacia la Unión Europea que concentra el 76% de las operaciones comerciales y actualmente, este sector representa el 8,7% del mercado europeo de tecnología.

De hecho, tal y como concluye Margarita Alfonsel “la expansión del sector de tecnología sanitaria española y la creciente internacionalización de las empresas se ha traducido en que por primera vez nuestro sector empresarial ha formado parte del grupo de élite de sectores identificados por el ICEX como de “alto contenido tecnológico” y por lo tanto, reconocer su calidad y competitividad en otros mercados”.

La tecnología sanitaria en España
La actividad económica del sector de tecnología sanitaria en España ha evolucionado a lo largo de 2007 acorde con el crecimiento económico nacional, reflejado en un aumento del PIB del 3,8% en el año 2007 según se detalla en la memoria anual de la federación empresarial.

El crecimiento en la facturación del sector, se explica según indica Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, por “la política de inversión y apertura de nuevos hospitales en muchas comunidades autónomas y la creciente actividad de las empresas de tecnología sanitaria en el exterior”. Asimismo, continua Alfonsel, en el año 2007 se incorporaron a Fenin dos nuevos sectores, Oftalmología y Oxigenoterapia y Otras Terapias Respiratorias, contribuyendo a aumentar la representatividad de la federación en el mercado de las tecnologías sanitarias.

De forma paralela a la expansión del sector, el gasto sanitario de las comunidades autónomas ha visto frenada su tendencia de crecimiento de los últimos años, con un incremento medio del 8,33% en 2007, casi dos puntos por debajo de la variación del presupuesto sanitario registrada el año anterior. No obstante, comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia, Navarra, País Vasco o La Rioja experimentaron incrementos superiores a la media nacional en gasto sanitario que se explican, en opinión de Fenin, por el progresivo envejecimiento de la población en estas comunidades y por factores migratorios.

En el lado opuesto, figuran comunidades como Andalucía, Aragón o Canarias que han reducido casi a la mitad sus aportaciones al presupuesto sanitario respecto al año anterior: Andalucía ha incrementado su presupuesto el 6,80%, frente al 14,88% del año 2006; Aragón, modifica sus inversiones sanitarias pasando de incrementos del 12,46% en el ejercicio de 2006 a un incremento del 7,44% y Canarias destina un 8,50% más a sanidad en 2007 frente al incremento del 18,62% registrado hasta diciembre de 2006.

Mínima inversión en tecnología sanitaria
La participación de las tecnologías sanitarias en el conjunto de las partidas presupuestarias de los capítulos II y VI de las comunidades autónomas, se mantiene en el nivel del 7-8%, continuando la tendencia de los últimos años en los que un incremento de los presupuestos sanitarios globales no lleva aparejado un incremento proporcional de la inversión en el área de tecnología sanitaria. Esta situación, según indica la secretaria general de Fenin “evidencia, una vez más, que el incremento del gasto sanitario debe atribuirse a otras partidas presupuestarias y no al sector de la tecnología sanitaria”.

Por Comunidades Autónomas, Canarias y La Rioja son las dos administraciones que más han incrementado sus inversiones en los capítulos II y VI de los presupuestos: Canarias destinó el 69,19% en 2007 frente al 38,98% reflejado en 2006, mientras que La Rioja multiplica por tres su inversión, al pasar del 12,21% hace dos años al 36,91% en los presupuestos de 2007.

En el lado opuesto, se sitúan Asturias, Comunidad Valenciana, Extremadura y Galicia, con descensos de entre 2 y 4 puntos en estas tres últimas comunidades y de 9 puntos en el caso de Asturias, que en el año 2006 incrementó su presupuesto un 27,86% y al cierre del ejercicio de 2007 la variación se redujo al 18,21%. Finalmente, en las comunidades de Cantabria, Castilla-León, Madrid y Murcia apenas se han registrado modificaciones presupuestarias respecto al año 2006.

En opinión de Margarita Alfonsel, “la relación de nuestro sector con las administraciones públicas continua inmerso en el debate entre gasto ó inversión en tecnología sanitaria, olvidando en ocasiones que el objetivo de la tecnología sanitaria es mejorar la salud y la calidad de vida de los pacientes y, por lo tanto, ofrecer soluciones tecnológicas y ahorros indirectos al sistema sanitario”.