AENOR publicó el pasado año una nueva norma UNE para las clínicas dentales en cuya elaboración han participado, entre otros, el Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos. Ya son cuatro las clínicas que disponen del certificado de AENOR que demuestra el cumplimiento de los requisitos de la norma.

Desde que en 1986 AENOR comenzara sus actividades de normalización, se han aportado soluciones a multitud de sectores que han decidido consensuar criterios, directrices o definiciones en torno a una actividad o sector. Una actividad que en principio estaba asociada al ámbito industrial, ha demostrado que su aportación a campos tan dispares como nuevas tecnologías, medio ambiente, seguridad infantil, turismo o sanidad es necesaria para contribuir al bienestar de la sociedad.

Ahora, AENOR pone a disposición de las clínicas dentales la Norma UNE 179001. Calidad en los centros y servicios dentales. Requisitos generales, recientemente publicada. Este documento establece los requisitos que deben cumplir este tipo de centros para mejorar la calidad del servicio prestado. En la elaboración de la Norma UNE 179001 han participado representantes del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos, de compañías de seguros de salud y de la Administración autonómica.

Garantizar un servicio de calidad
Sistema de aspiración quirúrgica, aparato de rayos X intraoral o lavabo con grifo de palanca o sensor, son algunos de los equipamientos que la norma detalla como necesarios para realizar un diagnóstico apropiado y una intervención satisfactoria. En este sentido, la clínica dental debe incluir un instrumental mínimo con el que debe contar el centro dental en cada punto de asistencia, que la UNE 179001 estipula al menos en dos turbinas, dos contra-ángulos, una pieza de mano recta y un aparato de ultrasonidos.

Asimismo, el centro dispondrá de un listado de los laboratorios dentales legalmente autorizados con los que trabaja y a los que realiza encargos. Los trabajos subcontratados a laboratorios de prótesis dentales deben estar aprobados por el dentista que atiende al paciente que necesita la prótesis. Además, la norma establece que siempre se guardará en el archivo una copia de estos encargos.

Por otra parte, la clínica contará con planes de actuación de seguridad microbiológica, química, radiológica, de prevención de riesgos laborales, protección de datos, así como con un protocolo de actuación de reanimación para dentistas y auxiliares.

La figura de un responsable sanitario, que deberá ser dentista, estará siempre presente en el horario de atención al público del centro dental. Su función será establecer los mecanismos de gestión y organización necesarios para asegurar que se alcanzan los niveles y objetivos de la calidad definidos en la Norma UNE 179001.

La información al paciente
Según la norma, en caso de que se deba realizar un tratamiento invasivo o quirúrgico, el centro presentará al paciente un documento de consentimiento informado. El dentista dará las explicaciones técnicas en un lenguaje comprensible, y recogerá el consentimiento verbalmente si el procedimiento es no quirúrgico. El texto subraya especialmente que ningún acto clínico lo llevará a cabo un auxiliar sin presencia de un dentista.

Una vez concluido el servicio, el paciente tiene derecho a recibir, si lo solicita, un informe clínico sobre la patología que sufre o sobre las intervenciones a las que ha sido sometido. Además, el dentista debe entregar las instrucciones postoperatorias personalizadas, en las que se incluirán aspectos tales como la prescripción de la medicación que ha de seguir el paciente o los datos de la consulta, entre otras cosas.

La confección, el archivo y la custodia de la historia clínica es un derecho del paciente y una obligación del centro dental. Así, debe ser legible e identificar de forma inequívoca a los dentistas que la han ido confeccionando. La norma establece que debe contener, al menos, los datos de localización, identificación del paciente, primera valoración, registro de intervenciones, visitas clínicas y anotaciones. El paciente tendrá acceso a una copia, un informe clínico escrito y las pruebas diagnósticas.

Por último, la norma estipula que se deberá exponer de forma visible y accesible para el paciente una Carta de Derechos de los Pacientes y de los Dentistas en sus Relaciones Profesionales.

Infraestructura del centro dental
Entre los requisitos que exige el documento, hay algunos que hacen referencia a la propia infraestructura del centro. En primer lugar, la clínica dental debe estar claramente identificada como tal en el exterior. Una vez dentro, el recinto tiene que contar con un área de recepción y con señalización de otras zonas, como aseos, salidas o área asistencial.

Las salas de espera para pacientes y acompañantes tendrán un número de asientos suficiente para evitar la espera de pie, y además, algunos deberán ser de respaldo alto o rígido. Asimismo, la habitación contará con un espacio mínimo de seis metros cuadrados y en ella no habrá folletos publicitarios de productos sanitarios. La Norma UNE 179001 establece que la publicidad que se exhiba en la clínica en ningún caso debe resultar engañosa.

El texto de la norma hace hincapié en la necesidad de habilitar una zona destinada a la esterilización que se encuentre perfectamente separada de las zonas de acceso público. Además, el almacenamiento de productos sanitarios, medicamentos y anestesias deberá realizarse en un área específica para tal fin.

Marca N de Servicio Certificado
Aquellos centros que cumplen con los requisitos recogidos en la norma, pueden optar a conseguir el correspondiente certificado que concede AENOR. Para ello, entre otros asuntos, la dirección del centro debe mostrar evidencias de su compromiso con el desarrollo y la mejora de la calidad del servicio dental prestado. El centro dental debe disponer de un procedimiento documentado para atender las quejas y reclamaciones de los pacientes.

Gestionar correctamente residuos, velar por la seguridad de los pacientes y trabajadores, ofrecer formación continuada a los profesionales o realizar campañas de impacto social son aspectos que ponen de manifiesto el grado de compromiso social de una clínica dental.

Hasta el momento, ya son cuatro las clínicas dentales que han recibido el certificado de AENOR.