D. José Miguel Bueno, protésico dental de Pamplona con más de 40 años de experiencia profesional, nos ha remitido las fotografías de una prótesis cuya “chapucera” reparación provoca mayor espanto que burla.

La prótesis pertenece a una paciente a la que se le fracturó durante sus vacaciones en Marrakech y le fue reparada en un laboratorio de aquella ciudad marroquí. La mujer entregó al laboratorio su prótesis rota y al cabo de dos horas recogió lo que se ve en las imágenes.

Todavía resulta más preocupante pensar que la paciente llevó puesto ese artefacto, totalmente desviado, por espacio de dos semanas, transcurridas las cuales acudió al médico quejándose de dolor facial.

Recordamos que en el número 186 de “Gaceta Dental”, correspondiente al mes de noviembre de 2007 (página 28), reprodujimos otra curiosa fotografía, aunque muy distinta, de una ingeniosa reparación realizada por el propio paciente usuario de la prótesis y que también nos fue remitida por D. José Miguel Bueno.