La Comisión Europea ha aprobado Bridion® (sugammadex), el primer agente reversor que se une de una manera selectiva a los bloqueantes neuromusculares rocuronio o vecuronio.

Este fármaco se administra por vía intravenosa y permite que el paciente se recupere en menos de tres minutos del bloqueo neuromuscular en las intervenciones en las que se ha utilizado rocuronio o vecuronio, fármacos utilizados para este fin durante la anestesia general. Puede utilizarse para revertir el bloqueo neuromuscular inducido por rocuronio en niños mayores de dos años y adolescentes.

De acuerdo con el doctor José Ignacio Lora-Tamayo, Jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Infanta Sofía de Madrid, la ventaja principal de este producto es su rapidez de acción. No obstante, destaca también la importancia de otras aportaciones de este fármaco como el hecho de poder administrarse independientemente del grado de profundidad del bloqueo neuromuscular. Esto permite al profesional una mayor facilidad en el manejo del bloqueo neuromuscular durante la anestesia, y garantiza al paciente, “una excelente calidad en la reversión con una máxima seguridad”, explica.
“Es un fármaco con el cual tenemos la seguridad 100% de que la reversión del bloqueo neuromuscular es siempre completa”, señala. De hecho, el bloqueo revertido de una manera incompleta puede tener consecuencias respiratorias importantes. En concreto, riesgos de aspiración que provocan complicaciones pulmonares, alteraciones en el reflejo de la respuesta ventilatoria a la hipoxia, y problemas por colapso y obstrucción de la vía aérea superior.

Otro factor de análisis en la reciente incorporación de este fármaco es el ahorro que supondría para el sistema sanitario. De acuerdo con el doctor Lora-Tamayo, además de la mayor rapidez en la reversión de los efectos de los bloqueantes neuromusculares, este fármaco genera un ahorro en cuanto a que evita complicaciones derivadas de una reversión incompleta del bloqueo neuromuscular y posibles efectos secundarios, lo que disminuye la estancia hospitalaria y nuevos tratamientos.

Además de su utilización en las intervenciones quirúrgicas rutinarias, Bridion® puede ser usado también en situaciones críticas cuando es preciso revertir inmediatamente el bloqueo neuromuscular, como sucede en los pacientes con dificultades de intubación orotraquel y ventilación. De acuerdo con los estudios clínicos llevados a cabo, el tiempo medio para la reversión de rocuronio en estos casos, es también inferior a tres minutos.

Bridion®, de la compañía farmacéutica Schering-Plough, permite un mayor control por parte de los anestesiólogos en lo relativo a la reversión del bloqueo al final de un procedimiento quirúrgico, lo que ayuda a mejorar las condiciones quirúrgicas en millones de intervenciones, así como a recuperar la respiración espontánea y la función muscular del paciente.