A finales de este mes, abre sus puertas el XXIX Congreso de la Asociación Española de Endodoncia (AEDE), que se celebra en Valladolid del 30 de octubre al 1 de noviembre.

A finales de este mes, abre sus puertas el XXIX Congreso de la Asociación Española de Endodoncia (AEDE), que se celebra en Valladolid del 30 de octubre al 1 de noviembre. El presidente de su comité organizador, doctor José María Malfaz Vázquez, nos ha contado el enorme esfuerzo realizado para asegurarse la satisfacción de todos los asistentes: “Las conferencias están al alcance de todos los públicos: desde los más inexpertos a los más experimentados. Además, el programa es muy completo y diverso y está planteado con el objetivo de permitir una puesta al día en la especialidad que, como todos sabemos, en los últimos años ha dado un giro espectacular”.

AEDE, una sociedad científica con 30 años de historia y más de 1.200 socios, no se plantea sus congresos pensando en batir un récord de asistencia, sino que le mueven otros objetivos, tales como “la formación continuada del odontólogo general y del especialista en endodoncia, así como su actualización en las últimas técnicas de la endodoncia y su relación con otras especialidades”.

Respuesta. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos. De hecho, en este congreso hemos adoptado un nuevo formato más dinámico y atractivo. Hemos dado un paso más en el concepto de incluir conferencias más cortas y sobre temas muy concretos, desarrolladas en una sala principal con capacidad para 1.700 personas, eliminando las conferencias paralelas y diluyendo, de ese modo, los conflictos de surgen entre los congresistas que quieren asistir a dos ponencias que se solapan. También hemos querido que el congreso sea un punto de encuentro tanto a nivel científico como de ocio para los congresistas y sus acompañantes, conjugando conferencias con talleres menos odontológicos, como puede ser el taller de cata de vinos o el taller de habilidades de comunicación oral. Otra mejora introducida ha sido la distribución de las conferencias según el habla del conferenciante, agrupando los conferenciantes nacionales el jueves, los ponentes internacionales de habla inglesa el viernes y los internacionales de habla española el sábado. De este modo hemos reducido a un solo día el incordio de la traducción simultánea. Por último, hay que destacar que hemos renovado el plantel de los conferenciantes internacionales, siendo para la mayoría la primera vez que vienen a España.

P. Cuando se refiere a que las conferencias tendrán una duración menor de la acostumbrada, ¿de cuánto tiempo estamos hablando por ponente? ¿Será suficiente para que tanto el dictante como los asistentes salgan satisfechos?

R. Claro que sí. Toda la estructura del congreso está pensada para que los asistentes salgan satisfechos. Estamos hablando de conferencias de unos 50 minutos de duración que pretenden mantener la atención de los congresistas y evitar que estos se aburran o se cansen, como suele pasar en los largos seminarios de 4 horas. Lo que queremos es potenciar el dinamismo de las sesiones y abarcar un espectro más amplio en cuestión de temas a tratar. De hecho un conferenciante de gran calidad como los que hemos seleccionado es capaz de sintetizar en ese tiempo la información a transmitir.

P. ¿No habrá curso precongreso?

R. Es uno de los apartados del congreso que hemos transformado o sustituido, incorporándolo dentro del propio programa del congreso. Muchas veces los cursos precongreso no tienen la afluencia de asistentes esperada, bien porque el asistente no está muy interesado en el tema, bien porque no quiere pagar un extra por ello. Pensamos que este tipo de formato no tiene cabida dentro de un congreso dinámico. Para ello nuestra sociedad AEDE organiza un symposio de invierno donde un conferenciante de primera línea dispone de 8 horas para profundizar en algún tema de actualidad que suscite interés.

R. No, en realidad los talleres y las presentaciones de casos clínicos son un complemento muy importante de las conferencias. Es muy importante que los congresistas no vean solamente una parte teórica de la odontología, sino que vean lo que se puede hacer y cómo se puede hacer. Así pues, los talleres ofrecen al asistente la posibilidad de conocer y practicar, de la mano de profesionales considerados números uno a nivel mundial y en grupos muy reducidos, las últimas técnicas disponibles en nuestra especialidad. Por otro lado, las presentaciones de casos clínicos demuestran el éxito y la importancia de la endodoncia como pilar fundamental de la odontología.

P. ¿Qué puntos del programa cree usted que van a despertar mayor interés, por su novedad o importancia?

R. Creo que lo que más va a agradecer el público es el hecho de ver caras nuevas entre los conferenciantes, así como el dinamismo, duración y diversidad temática de las ponencias. Para ser sinceros, todas las conferencias han sido elegidas con tanto mimo que no sabría cuál destacar por su altísimo nivel. Por otro lado, pienso que los congresistas van a disfrutar de talleres novedosos, sin olvidar la fiesta del viernes abierta a todos los inscritos, acompañantes e industria.

P. En cuanto a la elección de los conferenciantes, ¿qué criterio se ha seguido? Comentaba usted, en la carta de presentación, que para algunos de ellos era la primera ocasión en que participaban en un congreso en nuestro país.

R. No cabe duda de que esto es lo que más ha llamado la atención: la gran cantidad de primeras figuras de la profesión juntas, siendo para la mayoría de ellas la primera vez que participan en un congreso nacional de la Asociación Española de Endodoncia. Este fue uno de los requisitos que tuvimos en cuenta a la hora de invitar a los veinte conferenciantes, tanto nacionales como internacionales, y hemos logrado nuestro objetivo en un 90%. El fin último de esta decisión clave para el congreso era renovar para atraer la atención y el interés de los asistentes.

En cuanto a los conferenciantes internacionales, cabe destacar que son de muy distinta procedencia: Reino Unido, Italia, México, Venezuela, Jamaica y Estados Unidos. A la hora de elegirlos, tuvimos el capricho de traer a los nuevos cracks de la endodoncia que están rompiendo moldes a nivel internacional, como son los doctores Cohenca (Estados Unidos), Nallapati (Jamaica), Garala (Estados Unidos), Cruz (México), Saavedra (Venezuela), Roges (Estados Unidos) y los italianos Grande y Plotino.

Finalmente, en un congreso de esta índole no podían faltar, por su trayectoria y experiencia tanto a nivel docente como profesional, los grandes referentes de la endodoncia internacional de las últimas décadas: los doctores Gutmann (Estados Unidos) y Simon (Estados Unidos), que por cierto fue mi director cuando hice la especialidad en Estados Unidos.

P. En su opinión, ¿qué tipo de profesionales de la Odontología pueden tener más interés o van a salir más satisfechos con el programa científico de esta reunión?

R. La intención primera fue atraer el interés de todos los dentistas que practican odontología general y que, de una manera u otra, hacen endodoncia en sus consultas. De todos modos, estamos seguros de que todos los que vengan al Congreso saldrán muy satisfechos. Las conferencias están al alcance de todos los públicos: desde los más inexpertos a los más experimentados. Además, el programa es muy completo y diverso y está planteado con el objetivo de permitir una puesta al día en la especialidad que, como todos sabemos, en los últimos años ha dado un giro espectacular.

P. ¿Qué número de inscripciones esperan recibir?

R. El número no es realmente lo importante. AEDE es una sociedad científica con más de 1.200 miembros y cerca de 30 años de antigüedad. Anteponemos siempre la calidad a la cantidad, de modo que lo que pretendemos no es batir ningún récord de asistencia sino conseguir los objetivos que perseguimos: la formación continuada, tanto teórica como práctica, del odontólogo general y del especialista en endodoncia, y su actualización en las últimas técnicas de la endodoncia y su relación con otras especialidades. Y como gran evento social, esperamos compartir momentos entrañables con nuestros compañeros y amigos y establecer nuevos contactos con miembros de la profesión.

P. En cuanto al programa social, sabemos que han organizado una gran fiesta para la noche del 31 e incluso un taller de cata de vinos

R. Hay que tener en cuenta que desde que empieza el Congreso hasta la cena de clausura todo está concebido como un gran acto social, en el que está previsto que los congresistas, acompañantes y ponentes dispongan de tiempo para pasar esos momentos de ocio y charla distendida que, en definitiva, es lo que a todos nos queda en la memoria después del Congreso. Por eso hemos querido enriquecer el evento con una gran fiesta para la noche del viernes, que es el día en el que todos los asistentes estamos juntos. Para ello hemos buscado un marco incomparable como es el Museo de Arte Contemporáneo Español “Patio Herreriano”.

Con respecto al programa científico, pensamos que había que reforzarlo con algún elemento de ocio o cultura, y elegimos dos talleres que ensalzan la riqueza de la ciudad que acoge el Congreso: Valladolid. Por un lado, de la gastronomía vallisoletana elegimos el taller de cata de vinos y por otro lado, al encontrarnos en la cuna del castellano, pensamos en ofrecer un taller sobre habilidades de comunicación oral.

P. Con un programa tan intenso y variado, ¿les va a quedar a los congresistas tiempo y ganas de pasarse por la exposición comercial? ¿Van a situar los stands de las firmas junto a las salas de conferencias?

R. Por supuesto, sin la industria no se podría hacer un evento de esta categoría y, por lo tanto, uno de nuestros objetivos es que ese sector salga satisfecho de nuestro Congreso. Hemos dispuesto la exposición comercial en la zona de paso más importante del Centro de Congresos Miguel Delibes. Esta zona queremos que sea el eje del Congreso donde se realizarán, entre otras cosas, las pausas para el café.

P. ¿Cuántas firmas han confirmado su participación? ¿Están satisfechos con el apoyo que les brinda la industria?

R. La respuesta de las firmas ha sido magnífica. Contamos con la valiosísima colaboración de más de 20 empresas. Siempre queremos más colaboración, pero no debemos olvidar que las firmas más importantes y representativas siempre hacen un esfuerzo con y para la profesión para estar presentes en el mayor evento que se realiza en endodoncia a nivel nacional. Es decir, hay que defender y potenciar a todas aquellas empresas que colaboran y hacen posible que sigamos haciendo este tipo de eventos.

P. Por último, ¿qué les diría a los dentistas españoles para motivarles a acudir al próximo congreso de AEDE?

R. Estamos frente a uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años para ofrecer a todos los dentistas las últimas tendencias en endodoncia, y ha sido planteado desde un punto de vista tal que los que hacen endodoncia, tanto de forma exclusiva como de un modo más generalista, puedan sentirse atraídos.

Queremos recordar que se trata de un congreso abierto, destinado no sólo a los especialistas en endodoncia, sino también a los recién licenciados y a los dentistas en general que quieran actualizarse sin tener que acudir a varios cursos con un gasto desmesurado de tiempo y dinero.

No olvidéis que todos los dentistas estáis invitados a disfrutar de 3 días intensos con lo más novedoso en endodoncia, turismo, cultura, enología y gastronomía en Valladolid.