Gracias al último informe anual del estudio Sell-Out Analysis ha sido posible establecer en aproximadamente 190 millones el mercado de los productos de consumo para clínicas dentales, con un crecimiento de más del 11% con respecto a 2015.

Un valor nunca antes alcanzado, en el que no se tienen en cuenta líneas especializadas como la regeneración, la ortodoncia, etc. La metodología se basa en la recogida y clasificación de los datos de ventas de un grupo de distribuidores (llamado Panel) que han vendido más de 145 millones en 2016, por lo que representan el 77% del mercado total medido.

Al utilizar los datos de venta del «panel», que Key-Stone recoge trimestralmente, es posible analizar la evolución histórica de las ventas y realizar interesantes apreciaciones.

Debemos tener en cuenta que a la hora de analizar las tendencias podemos utilizar diferentes índices, por ejemplo, las tendencias puntuales del trimestre, las acumuladas de todo el periodo y el denominado «año móvil» o «rolling», que considera los últimos doce meses respecto a los doce meses anteriores.

Este último índice es, con toda seguridad, el más sólido en términos estadísticos y permite evaluar la evolución trimestral sobre una base anual, es decir, sobre una masa de datos muy extensa, estable y fiable.

Como todos sabemos, 2014 fue un año de gran crecimiento, en parte debido al aumento del IVA, que impulsó a muchos dentistas a aumentar sus compras antes del cierre del ejercicio. No obstante, no debe obviarse que desde 2014 el conjunto del país ha recuperado el crecimiento.

Tras un 2015 de nueva disminución del negocio, que en parte podría considerarse un «efecto rebote» debido al gran aumento del cuarto trimestre del año anterior, el mercado de consumo ha vuelto a crecer de manera continua, hasta alcanzar el resultado verdaderamente excepcional de 2016, también influido (como en todos los años pares) por la celebración de Expodental.

En el primer trimestre de 2017 se mantiene todavía el crecimiento, con un valor puntual (primer trimestre de 2017 en comparación con el primer trimestre de 2016) del +6,5%, aunque con un valor de tendencia trimestral con base anual del 7,6%.

Se trata claramente de un año muy positivo, de un crecimiento que duplica al de otros indicadores macroeconómicos del país, aunque la ralentización de la tasa de crecimiento deberá analizarse con sumo cuidado durante los próximos meses, pues la observación histórica demuestra que el mercado parece ser cíclico.

Por todo ello, podría esperarse que este nuevo primer trimestre, que muestra una curva de tendencias descendiente, no sea el principio de una nueva coyuntura negativa. Será muy importante esperar al cierre del segundo trimestre para poder realizar previsiones más precisas acerca del posible cierre del año 2017, previsiones indispensables para empezar a trabajar con el presupuesto de 2018.

Para más información sobre los datos pueden ponerse en contacto con marketing@key-stone.it.